twitter facebook google plus youtube

Psicóloga Rosa Ana Santomé Paredes

ACEPTACIÓN Y LIBERTAD

 

La libertad de ser como cada uno es o quiere ser, clave para el éxito de la relación.

Estamos convencidos de que una pareja tiene que hacernos felices. Los pensamientos de este tipo generan unas emociones sumamente frustrantes para uno mismo y unos patrones de comportamiento que también estropean y/o destruyen las relaciones. Presionamos ,nos presionan también, y este es un circulo vicioso donde se pierde libertad. Una espiral sin final, en la que nadie es culpable, sino inconsciente. Aunque muchas veces consciente y aún así sin proposito de manejar la situación.

Cada vez que pensamos:
mi pareja tiene que ser más cariñosa, o mi pareja es aburrida, estoy mal porque mi pareja no es romántica, o no es como debería ser.

Pero esto es según tus baremos, o tus valores. Desde tu perspectiva.
Te has preguntado alguna vez cuáles son los valores del otro? O sus deseos? O su esencia?

Para qué amoldarse a ti? Puede que sea mas rentable buscar a alguien que tenga por naturaleza esas características que te gustan, aunque ¡ojo! es muy probable que siempre haya otras características a las que no te adaptes.

Si piensas que él o ella tiene la culpa de tus problemas, porque sus decisiones te condicionan.
Te has propuesto alguna vez tomar tus decisiones, para que las suyas no te afecten tan directamente?

Nadie es responsable totalmente del rumbo que lleva tu vida.
En principio somos capaces de vivir de forma independiente, autónoma, aún teniendo una relación, sin obligar a nadie a ser de una determinada manera, o a estar pendiente de nosotros.
Y que cada cual sea dueño y amo de sí mismo!!

Por qué debería cambiar alguien para que yo sea más feliz?
Creo que cada uno debe buscar su propia felicidad y no encargarle esa labor a otros, pues esto nos hace dependientes.
Se puede ser feliz al lado de alguien, sí. Pero al lado,.

No somos lo suficientemente fuertes? O quizás conscientes de nuestra propia responsabilidad?
Cuando nos demos cuenta de que nadie más que nosotros es responsable de cómo estamos o de la vida que llevamos, podremos empezar a caminar hacia dónde queremos.

Si no nos gusta como van las cosas podemos tomar cartas en el asunto, se trata de nuestra vida.
Asumamos el control.

Si cumples contigo, si vives de acuerdo a tus valores serás libre, educarás en libertad y tu compañia será agradable, primero para tí y luego para los demás. Respeta y acepta las distintas formas de vivir y pensar. Te darás cuenta que de que cada uno tiene sus propias razones y motivaciones. si hay respeto y aceptación por la otra persona, hay libertad para ser. Esa libertad te llevará a sacar lo mejor de ti y de llegar a donde quieras. Te dejará crecer.

No solemos conseguir eso que buscamos: el que cambien los demás. Que cambie quien así lo desee y sólo de esa forma será un cambio profundo y no una mentira creida por uno o por ambos.

Vivamos y dejemos vivir a cada uno a su manera. La libertad es uno de los mayores valores, es el regalo más grande que nos podemos dar .Ser como queremos ser y hacer lo que que queremos hacer.

La otra perspectiva: cuando soy quien mi pareja quiere que sea. En mi proxima pubicación, no te la pierdas!

Espero tus comentarios!!! después de todo éste es sólo mi punto de vista, desde mi perspectiva y en este momento,elaborada en base a mi experiencia tanto personal como profesional,

gracias por leerme

Rosana Santomé, psicóloga colegiada con consulta privada en Cangas

¡Por favor comparte este artículo!